Get PJ Media on your Apple

Por Qué Ecuador Protege a Julian Assange

Rafael Correa sigue fielmente el guión de Hugo Chávez.

by
Jaime Daremblum

Bio

September 20, 2012 - 5:29 pm
Page 1 of 3  Next ->   View as Single Page

Hasta este momento, Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, permanece refugiado en la embajada de Ecuador en Londres. La policía británica, entre tanto, rodea la embajada ecuatoriana en espera de arrestar a Assange y extraditarlo a Suecia, donde se le han hecho múltiples acusaciones legales de agresión sexual.  Assange, que entró en la embajada en junio y recibió formalmente asilo a mediados de agosto, teme que a la extradición a Suecia siga, en última instancia, la extradición a los Estados Unidos, donde esperan con impaciencia hacerle juicio por filtrar más de 250.000 cables diplomáticos estadounidenses clasificados como confidenciales. Pero gracias al presidente ecuatoriano Rafael Correa, que se ha vuelto defensor de su causa, el día en que Assange tendrá que rendir cuentas en un juzgado se ha pospuesto indefinidamente.

Estoy seguro de que la mayor parte de los norteamericanos que siguen la saga de la embajada ecuatoriana se hacen la misma pregunta: ¿Por qué razón en este mundo le da Ecuador refugio a un fugitivo internacional con ciudadanía australiana? De hecho, ¿por qué un pequeño país sudamericano, que es pobre y depende de las exportaciones, ha decidido suscitar el antagonismo de los Estados Unidos y de Gran Bretaña para proteger a un delincuente despreciable?

La respuesta es muy reveladora con respecto a Correa — y explica también por qué el enfoque diplomático de Obama frente a Ecuador ha sido errado.

Para empezar, Ecuador tiene elecciones presidenciales en febrero de 2013, y Correa quiere avivar, por todos los medios posibles, el sentimiento nacionalista y presentarse como el valiente defensor de la soberanía de Ecuador ante la agresión “imperialista”. Sus argumentos son absurdos, pero el caso de Assange parece haberle dado a Correa un cierto empuje dentro de su país. Como informa desde Guayaquil el corresponsal William Neuman, del New York Times, “Cuando la disputa sobre Assange se transformó en lucha abierta entre el pequeñito Ecuador y la potente e imperiosa Gran Bretaña, muchos, en este país políticamente tan dividido, se unieron en apoyo del presidente”.

Pero el cálculo electoral es sólo una parte de la historia. Para entender completamente los motivos de Correa en el caso de Assange, necesitamos comprender sus objetivos ideológicos más amplios.

Tanto dentro como fuera del país, el izquierdista ecuatoriano ha seguido el guión de Hugo Chávez. Después de asumir la presidencia, Correa puso en marcha una asamblea constituyente con el fin de modificar la constitución y ampliar considerablemente sus propios poderes. Lo más notable es que Correa adquirió la autoridad de disolver el congreso nacional de Ecuador y de servir varios mandatos consecutivos como presidente. Desde entonces, la democracia ecuatoriana se ha ido derrumbando progresivamente. Correa usa de manera sistemática la matonería para intimidar a sus opositores, y sus ataques contra la libertad de prensa y los medios de comunicación independientes han sido sencillamente feroces.

Click here to view the 1 legacy comment

Comments are closed.