Get PJ Media on your Apple

Mejorar la educación en América Latina

La región comienza, lentamente, a enfrentar su déficit en educación

by
Jaime Daremblum

Bio

September 4, 2012 - 3:55 pm
<- Prev  Page 2 of 2   View as Single Page


Afortunadamente, las campañas de reforma educativa están ganando fuerza en toda América Latina. Gabriel Sánchez Zinny, director gerente de Blue Star Strategies, observó recientemente: “En un país tras otro, las empresas latinoamericanas están formando equipos con el gobierno y las ONGs para proporcionar mejores resultados educativos”.

Sánchez Zinny enumeró varios ejemplos. En Brasil, el más grande conglomerado de medios de comunicación está financiando un programa que ofrece “educación primara completa, reconocida por el gobierno, por medio de una programación televisiva gratuita, incluidos libros, DVDs y otros materiales complementarios”. En México, una organización sin propósitos de lucro contribuyó a financiar un documental producido en 2012 que ilustra cuáles son los obstáculos para que exista un mejor sistema educativo en el país. La película, que pinta un retrato francamente condenatorio del sindicato nacional de maestros de México y de Elba Esther Gordillo, su presidenta, produjo una ola de rumores y expectativa en todo el país, provocando un apasionado debate y “atrayendo más público que los largometrajes premiados con un Oscar”, de acuerdo con Los Angeles Times.  Entre tanto, el sector privado de Nicaragua está expandiendo el acceso al Internet mediante una iniciativa de computadoras portátiles en masa, y las empresas de energía de Colombia patrocinan becas y otros programas educativos.

Aun los países de América Latina y el Caribe que ocupaban los puestos más altos en la encuesta del Foro Económico Mundial están haciendo notables esfuerzos por mejorar sus escuelas. Tomemos, por ejemplo, a Costa Rica, mi país natal. “En 2010”, informa el Instituto Legatum, “más de un 80 por ciento de los encuestados expresaron satisfacción con las instituciones educativas locales y convicción de que los niños costarricenses tienen buenas posibilidades de aprender y desarrollarse diariamente”. Pero el país necesita todavía que muchos más alumnos terminen la escuela secundaria y algún tipo de estudio universitario: “El trabajador costarricense típico ha hecho menos de un año de educación secundaria o terciaria”. A partir de 2006, Costa Rica se ha servido de un programa de transferencia condicional de dinero (semejante a Bolsa Família del Brasil y Oportunidades de México) para reducir la tasa de abandono de la escuela secundaria.

Los programas de ese tipo deben expandirse donde sea posible. América Latina tiene un claro déficit de innovación y necesita crear más puestos de trabajo con base tecnológica y no perder el paso con respecto a las economías emergentes de Asia. Y por eso, debe enfocarse con mayor intensidad en la enseñanza de matemáticas y de ciencia. Finalmente, América Latina debe aprovechar su actual impulso dinámico y animar al sector privado a que asuma un papel más activo en iniciativas de educación (como, por ejemplo, becas y programas de Internet).

Si toman estas medidas, los países de América Latina aumentarán enormemente su capacidad de competir en la economía global del siglo XXI.

El embajador  Jaime Daremblum es director del Centro de Estudios de América Latina en el Instituto Hudson.

 

<- Prev  Page 2 of 2   View as Single Page
Jaime Daremblum, who served as Costa Rica’s ambassador to the United States from 1998 to 2004, is director of the Center for Latin American Studies at the Hudson Institute.
Click here to view the 1 legacy comment

Comments are closed.