Get PJ Media on your Apple

La traición de Argentina

El gobierno de Kirchner ha decidido encubrir el terrorismo iraní

by
Jaime Daremblum

Bio

February 6, 2013 - 2:53 pm
Page 1 of 2  Next ->   View as Single Page

La semana pasada, Argentina e Irán establecieron de común acuerdo una “comisión de la verdad” que se encargará de investigar el ataque perpetrado en 1994 contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA). Imaginemos que Franklin D. Roosevelt hubiera unido fuerzas con los japoneses para investigar la verdad sobre el ataque de Pearl Harbor. O que George W. Bush hubiera unido fuerzas con al-Qaeda para investigar la verdad sobre el 11 de septiembre. De este modo podemos comprender en toda su magnitud el absurdo y la repugnancia moral de la decisión de Argentina.

No hay serias dudas con respecto a quiénes planearon y perpetraron el ataque contra la AMIA, que dejó un saldo de 85 muertos y cientos de heridos: Hezbollah llevó a cabo el atentado con coche bomba que habían planeado agentes iraníes y había aprobado la teocracia de Teherán. Hace seis años, Interpol emitió “notificaciones rojas” (lo más cercano que existe a una orden internacional de detención) contra varios funcionarios iraníes—uno de ellos, Ahmad Vahidi, es el actual ministro de defensa. De hecho, el gobierno mismo de Argentina urgió a Interpol a que emitiera esas notificaciones rojas. Cuando Argentina presentó ese pedido, el presidente del país era Néstor Kirchner, el marido —fallecido desde entonces— de la actual presidenta Cristina Kirchner. En otras palabras, al consentir que se encubra la atrocidad cometida por Irán, Kirchner traiciona el legado de su marido, además de traicionar a las víctimas, a sus familias, a la comunidad judía de Argentina, al Estado de Israel y a cualquier persona a quien le importe que se haga justicia.

De paso, el ataque a la AMIA no fue el único atentado terrorista patrocinado por Irán que tuvo lugar en Buenos Aires a principios de la década de los noventas. Los iraníes planearon un atentado con coche bomba, perpetrado en marzo de 1992, contra la embajada de Israel, en el que murieron 29 personas y fueron heridas más de 240. Una de las víctimas de ese ataque era David Ben-Rafael, un diplomático israelí nacido en Estados Unidos. En febrero de 1998, la Juez de Distrito de los Estados Unidos Ellen Huvelle declaró a Teherán culpable de haber orquestado la masacre de la embajada israelí y ordenó que el gobierno iraní pagara aproximadamente 63 millones de dólares a la familia de Ben-Rafael.

Los ataques de 1992 y 1994 confirmaron que Irán constituye una letal amenaza extraterritorial a los países civilizados de todo el mundo. De hecho, entre los dos ataques llevados a cabo en Argentina, hombres armados, patrocinados por Irán, irrumpieron en un restaurante en Berlín y asesinaron a tres altos dirigentes del Partido Democrático Kurdo de Irán y al traductor que los acompañaba. Como los atentados de Buenos Aires, los asesinatos de Berlín fueron aprobados y facilitados por el gobierno de Irán. En total, “se han establecido lazos entre altos funcionarios del régimen iraní post 1979 y los asesinatos de, por lo menos, 162 opositores políticos del régimen en todo el mundo“, de acuerdo con un informe del Centro de Documentación de Derechos Humanos en Irán, publicado en 2008.

Cuando exigió que se hiciera justicia por los atentados e incitó a Interpol a ponerse en acción, Néstor Kirchner se ganó el reconocimiento de Washington y la buena voluntad de los decisores políticos norteamericanos. Ahora su esposa ha tirado todo por la borda. En un momento en el que Estados Unidos desea vivamente aislar diplomáticamente al régimen iraní, Argentina está en efecto ayudándolo a evadir responsabilidad por uno de sus peores crímenes. No es de extrañar que Guillermo Borger, el presidente de la AMIA, haya repudiado la creación de la “comisión de la verdad”: “No aceptamos a un interlocutor no confiable como Irán, sobre todo cuando se trata de firmar acuerdos”. Entre tanto, el ministerio de relaciones exteriores de Israel expresó “asombro y decepción frente a la decisión de Argentina de colaborar con Irán” y criticó duramente, además, “la inaceptable actitud del gobierno argentino”.

Comments are closed.