Get PJ Media on your Apple

Historia de dos países

Cómo han cambiado (o no) Colombia y Cuba

by
Jaime Daremblum

Bio

April 5, 2012 - 12:00 am
<- Prev  Page 2 of 2   View as Single Page

El mes pasado, en su viaje a Cuba, el Papa Benedicto XVI vio un país cuyo sistema político y económico parece estar atrapado en un pliegue del tiempo. Antes de su llegada, el gobierno encarceló a muchos activistas defensores de la democracia, por si acaso se les ocurriera organizar alguna protesta pública. A esta medida la calificó de “ola de represión” el disidente cubano Guillermo Fariñas, ganador del Premio Sajarov del año 2010. (Después de que Benedicto saliera de la isla, el gobierno dejó en libertad a los activistas.) Mientras Benedicto instaba a La Habana a que expandiera las libertades políticas, un importante funcionario cubano respondió con el siguiente comentario a un grupo de periodistas: “Estamos poniendo al día nuestro modelo económico, pero no estamos hablando de ninguna reforma política”.

Con respecto al modelo económico de Cuba, se les ha dado demasiada importancia a las reformas menores de Raúl Castro, que expandieron las posibilidades de comerciar de los empresarios cubanos y dieron algunos pequeños pasos para estimular la iniciativa privada. De hecho[IA1] , en el Índice 2012 de Libertad Económica, publicado por la Fundación Heritage y el Wall Street Journal, Cuba aparece en el puesto 177 de un total de 179 países y está en el último lugar en términos de “libertad de inversión” y “derechos de propiedad”. Aun más, solo Corea del Norte tiene un puntaje más bajo que Cuba en “libertad de comercio”, “libertad financiera” y “libertad de trabajo”. Como señaló el año pasado el historiador Carlos Eire, de la universidad de Yale, la verdad es que las reformas de Castro son “un intento, absurdo y desesperado, de disfrazar la represión y mantener el actual status quo”.

En los últimos diez años, Colombia le ha mostrado a América Latina —y al mundo entero— cuál es la cara del verdadero cambio. Castro, por su parte, ha dejado básicamente intacto el sistema económico de Cuba. Y si pensamos en elecciones libres y justas, el régimen ya ni intenta siquiera aparentar que se mueve en esa dirección. De hecho, diez años después de que Payá presentara su pedido a favor de la democracia ante la Asamblea Nacional, Cuba parece estar más lejos que nunca de alcanzar la libertad política.

Jaime Daremblum fue embajador de Costa Rica en los Estados Unidos desde 1998 hasta 2004 y es ahora director del Centro de Estudios de América Latina en el Instituto Hudson.


 [IA1]Como Ud. dice que se les dio demasiada importancia, su frase ya indica que las reformas no son significativas, a pesar de la importancia que muchos les dieron. Por eso mismo, creo que es mejor decir ”De hecho”, que va más de acuerdo con su propia posición. Pero si prefiere la conexión concesiva, puede poner “Sin embargo” en lugar de “De hecho”.

<- Prev  Page 2 of 2   View as Single Page
Jaime Daremblum, who served as Costa Rica’s ambassador to the United States from 1998 to 2004, is director of the Center for Latin American Studies at the Hudson Institute.
Click here to view the 2 legacy comments

Comments are closed.