Get PJ Media on your Apple

Argentina hacia el desastre

La fuga masiva de capitales y la inflación rampante son presagio de una crisis económica

by
Jaime Daremblum

Bio

March 8, 2012 - 12:00 am
<- Prev  Page 2 of 2   View as Single Page

Sin lugar a dudas, Cristina Kirchner ganó fácilmente la reelección en octubre del año pasado con un total de más del 54 por ciento de los votos. Pero también es cierto que se presentó en contra de una oposición débil y dividida y que, en más de un sentido, Kirchner compró la victoria con espléndidos subsidios del gobierno que eran fiscalmente irresponsables. “Irresponsable” es el adjetivo que mejor describe la política económica de Kirchner, incluidas las imprudentes restricciones a las importaciones destinadas a proteger las reservas de divisas del país. (El gobierno argentino ha forzado a fabricantes de automóviles como BMW y Porsche a que comiencen a exportar productos como la carne, el cuero, el arroz y los vinos a cambio de permisos de importación.) No debemos dejar que nos despiste el crecimiento del PIB impulsado por la venta de materias primas: Kirchner está acelerando la relativa decadencia económica de su país, que —debemos admitir— comenzó hace mucho tiempo.

Esa decadencia es verdaderamente notable. En vísperas de la Primera Guerra Mundial, Argentina era un país más rico que Francia o Alemania. Pero después de la Segunda Guerra Mundial, Argentina entró en un período de populismo y dictadura marcado por la violencia y la hiperinflación. El régimen de Galtieri cayó poco después de la derrota de Argentina en la guerra de las Malvinas de 1982, pero el retorno a la democracia no bastó para lograr que el país evitara un nuevo episodio de hiperinflación en 1989. Tampoco bastó para impedir su histórico cese de pagos de la deuda soberana a fines de 2001.

De acuerdo con la historia que proponen Kirchner y sus partidarios de izquierda, el cese de pagos de Argentina fue el resultado de medidas de política económica de libre mercado. Pero eso no tiene sentido. Como explica el periodista Michael Reid, “Lo que le dio el golpe de gracia a la economía de Argentina en 2001 no fueron ni el “neoliberalismo” ni las reformas de libre mercado sino una política fiscal incompatible con el régimen cambiario y una carencia general de flexibilidad en política económica”. De hecho, la mezcla de políticas que desencadenó la crisis “estaba en abierta contravención del Consenso de Washington”.

En este momento, después de años de una pésima gestión económica, Argentina enfrenta otra vez una crisis en ciernes. Por ahora, los altos precios de las materias primas encubren el desastre que avanza a paso lento. Pero esos precios no seguirán siendo altos para siempre. Y en palabras del comentarista Jeremy Warner del Daily Telegraph, el país “se ha vuelto una vez más un caso perdido”. Tarde o temprano estallará la próxima crisis.

 

El embajador Jaime Daremblum es director del Centro de Estudios de América Latina en el  Hudson Institute.

Traducción de Inés Azar


 [IA1]Puede ser también “comprobado”.

 [IA2]Como el Fondo tiene la misma información en castellano, cambié aquí la referencia, que usted tenía al texto en ingles, y en su lugar puse la referencia al texto en castellano.

 [IA3]“Convenio Constitutivo” es la expresión más usada por el Fondo mismo”. Agregué  “del Fondo” porque en castellano hace falta esa referencia más específica.

<- Prev  Page 2 of 2   View as Single Page
Jaime Daremblum, who served as Costa Rica’s ambassador to the United States from 1998 to 2004, is director of the Center for Latin American Studies at the Hudson Institute.

Comments are closed.